La lucha europea por el desarrollo: Presentación del Informe EuropeAid 2013

 

La Unión Europea es el mayor donante del mundo de ayuda al desarrollo. Con esta información comenzaba Claudio Salinas, Responsable de Apoyo Presupuestario en la sección de Coordinación Geográfica para América Latina y Caribe de EuropeAid (Comisión Europea), la presentación anual del Informe de EuropeAid 2013. Los alumnos del Máster en Relaciones Internacionales acudieron a este evento, en el marco de la asignatura Cooperación al Desarrollo. ¿Pero cuál es el balance de la acción comunitaria del año 2012? ¿Cuáles son sus rasgos más notables ante los nuevos retos mundiales?

 

El primer dato que llama la atención es la cuantía destinada, desde los fondos comunitarios, a la ayuda al desarrollo: 55.200 millones de euros en 2012. Se perfilaba como un año especialmente crucial, porque se ponía en funcionamiento la Agenda para el Cambio, enmarcada en la política europea para la reducción de la pobreza.

Entre los datos y aspectos que se presentaban en el informe, se pueden señalar los siguientes:

Lucha contra el hambre. Esta prioridad ha llevado a la UE, en los últimos tres años, a invertir 1.000 millones de euros en comida, que han contribuido a mejorar la situación de 59 millones de personas en 49 países.

Protección social. Debido a que sólo el 20% de la población del mundo puede acceder a una protección social adecuada, la Comisión elaboró en 2012 una comunicación para fortalecer este punto a partir de la ayuda al desarrollo. Incluye propuestas para establecer partenariados con los países y afrontar conjuntamente problemáticas tan importantes como el desempleo.

Compromiso con el desarrollo sostenible. La UE decidió comprometerse con los objetivos promulgados en la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible (Rio+20), principalmente en áreas concernientes al agua, la tierra, los ecosistemas, la protección social, la energía, la agricultura sostenible y la seguridad alimentaria.

Alineación con los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). La estimación es que, desde la puesta en marcha de los ODM, la pobreza extrema en el mundo se habrá reducido a la mitad en 2015. También se han mejorado los ratios de agua potable, escolarización de estudios primarios, infecciones de VIH, etc. No obstante, el informe muestra una especial preocupación con zonas de África Subsahariana  y en países en conflicto. Las prioridades en este sentido son la lucha contra el hambre, la mortalidad infantil y materna, la potabilización del agua y la sanidad. De hecho, en los debates en torno al marco post-2015, la UE propone aunar la erradicación de la pobreza y el desarrollo sostenible y afrontarlos desde una perspectiva integral.

Promoción de la democracia. Alineada con la Agenda para el Cambio, la UE hizo especial hincapié, en el año 2012, en la buena gobernanza. Lo hizo desde distintos cauces: utilizando su acción exterior para facilitar las reformas en los países en transición, interviniendo activamente para favorecer la celebración de elecciones transparentes, y suspendiendo relaciones con los países que violen los Derechos Humanos. Este último fue el caso de Siria. No obstante, cabe destacar los resultados positivos cosechados en Malawi, los esfuerzos de protección a los más débiles en el Sahel, y la acción en Mali.

En el año 2012 fueron especialmente mencionables las novedades relativas a la Política Europea de Vecindad. En un intento de dar respuesta a la Primavera Árabe, que se desarrollaba en la frontera Sur de la Unión, se priorizó el recurso del “más por más” (consistente en apoyar a aquellos países que van avanzando en las reformas y en la democracia). También se destaca en el informe la hoja de ruta desarrollada en la política de vecindad con el Este, o en regiones como Afganistán, Asia Central y América Latina.

¿Y cómo se desarrollan económicamente los proyectos que se proponen? De las herramientas utilizadas, en 2012 destacó el uso del blending (se trata de un mecanismo de financiación mixta, préstamos, etc. que permite apalancar recursos económicos para proyectos específicos. Entre sus ventajas, es mencionable que proporciona seguridad a las inversiones, ayuda a reducir costes). En este año se potenciaron en zonas como Asia, Caribe y Pacífico, provocando un amplio volumen de inversiones (10.000 millones de euros en los países beneficiarios). También es importante resaltar los programas conjuntos entre la UE y los Estados miembros, que han permitido actuar en Etiopía, Ghana, Guatemala, Laos, Mali, Ruanda, Haití, y Sudán del Sur.

Reportaje de Marta Hernández (19.12.2013)
Instituto Universitario de Estudios Europeos